AVANCES Y BENEFICIOS DE LAS CÉLULAS MADRE EN LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

parkinson-1

Hasta la fecha la causa del Parkinson sigue siendo un misterio, y mientras que los síntomas, los patrones de progresión y la respuesta al tratamiento son muy variables, los científicos han sabido desde hace algún tiempo que la falta de dopamina es responsable de la enfermedad, que implica la pérdida de células nerviosas que residen en el cerebro, generando una enfermedad crónica, progresiva y hasta el momento incurable del sistema nervioso central.

La dopamina es un neurotransmisor que permite que los mensajes se transmitan a la parte del cerebro que ayuda a controlar y coordinar el movimiento de los músculos. Los síntomas del Parkinson aparecen cuando alrededor del 80% de las células productoras de dopamina, se han perdido. Por esta razón, la gente generalmente no se diagnostica hasta después de los 55 años de edad. Actualmente cerca de 5 millones de personas en todo el mundo tienen la enfermedad de Parkinson, por lo que es una de las enfermedades neurodegenerativas más comunes.

Los síntomas más habituales de la enfermedad de Parkinson incluyen temblor de las manos,  temblores, rigidez de las extremidades y el torso, y movimientos rígidos lentos. Las personas diagnosticadas con Parkinson también pueden tener dificultades para mantener el equilibrio y exhibir mala coordinación.

Durante muchos años, el tratamiento de la enfermedad de Parkinson se ha centrado en aliviar los síntomas mediante el uso del fármaco conocido como Levodopa, a menudo combinada con carbidopa. Debido a que la enfermedad es causada por la reducción o la pérdida de las células del cerebro que producen y liberan dopamina, las células nerviosas pueden utilizar Levodopa para estimular la producción de dopamina en el cerebro. Sin embargo, mientras que algunas personas responden positivamente a este fármaco, otras no lo hacen.

En los últimos años, nuevos ensayos clínicos con células madre en curso en los Estados Unidos, Canadá, Europa y otras partes del mundo, están ofreciendo mayores esperanzas a millones de pacientes con Parkinson. Y es que dada  su morfología, la enfermedad de Parkinson es bastante receptiva a las terapias de trasplante de células madre, muyprobablemente debido a que esta enfermedad está claramente relacionada con el fracaso de un tipo específico de célula a la hora de hacer su trabajo.

Se ha demostrado, tanto en pruebas laboratorio, como en la práctica clínica, que cuando la dopamina se reintroduce en el sistema nervioso central, los síntomas disminuyen o se invierten. Por lo tanto, si las células madre pueden ser inducidas a convertirse en neuronas productoras de dopamina, la recuperación de funcionamiento es teóricamente posible. Igualmente los investigadores han logrado constatar a través de la tecnología de imagen llamada PET, que las neuronas trasplantadas se multiplican y crean  conexiones funcionales, reduciendo la severidad de los síntomas.

Hasta la fecha, varias terapias con células madre se han utilizado en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, incluyendo las células madre adultas mesenquimales o derivadas de la grasa, dichas células se obtienen o extraen de la persona, se multiplicaron, y se reinsertan en el paciente produciendo nuevas células nerviosas (neurogénesis).

Diversas experiencias luego de la aplicación de células madre demuestran mejoras clínicas en los pacientes, ayudándoles a mejorar el equilibrio, reducir los temblores, aliviando la rigidez, y retardar la progresión de la enfermedad. Además de la mejora de los síntomas físicos, los individuos tratados muestran una mejoría psico-emocional, así como el mantenimiento de la memoria y el intelecto, los patrones del habla, la mejora de las habilidades de pensamiento y emociones más positivas.

Dos estudios publicados en los últimos años, uno de ellos realizado por la Universidad de UCLA en San Francisco, USA, documento el éxito del trasplante de células madre neurales para revertir los efectos de la enfermedad de Parkinson, demostrando seguridad y efectos terapéuticos a largo plazo. En dicho estudio se observó el progreso del paciente después del procedimiento durante cinco años, donde visualizaron una mejora del 80% en las habilidades motoras durante al menos 36 meses después del tratamiento.

Otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lund en Suecia, ha demostrado que el trasplante de neuronas derivadas de células madre puede restaurar la función motora de la enfermedad de Parkinson, y en el cual se evidencio la restauración  de los niveles de dopamina a cifras normales al cabo de cinco meses y además estableciendo un patrón correcto de las conexiones de larga distancia en el cerebro.

Es así que a medida que los protocolos de investigación clínica se están perfeccionando progresivamente, los científicos están cada vez más convencidos en el principio de que las células madre puedan ser trasplantadas con éxito, sobrevivir, y producir la dopamina con las mejoras esperadas en el control motor, y la coordinación de movimientos de los pacientes.

Si estas interesado en mayor información sobre este tipo de tratamiento con células madre para enfermedad de Parkinson puedes visitar la página web:www.elsalvadormedcenter.com, llamar a los teléfonos: (503) 2263-0101 y 2263-0202 o seguirnos en Facebook y Twitter para conocer aún más sobre  los beneficios de las células madre en esta enfermedad neurodegenerativa. EL SALVADOR MED CENTER®, es el primer centro en la aplicación, entrenamiento e investigación de células madre adulta en Centroamérica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s